Error del mes

Habéis llegado hasta la colección de nuestros errores favoritos que nos han hecho reir y esperemos que tengan el mismo efecto para vosotros. Queremos mencionar que se ponen a disponibilidad aquí sin ninguna mala intención, de manera anónima y con el único objetivo de alegrarnos un poco el día. En estos tiempos serios de pandemia, algo así no viene mal, ¿no os parece? 

2021

En estos años, muchos argentinos desconfiaban de los bancos y preferían guardar su dinero bajo sus cojones.

(De una presentación oral por parte de un alumno sobre la crisis argentina a principios del milenio)

¿Bajo los cojines? ¿En los cajones? ¿Debajo de los colchones?

Evidencia clara de que en la enseñanza de un lenguaje de especialidad fácilmente irrumpe un vocabulario que, de entrada, parece bastante alejado del financiero…

Querida Pilar,

te quería preguntar si puedo hacer el examen oral el martes, aproximadamente entre las 10 y las 14. También tendría tiempo por la tarde, si estás preocupada por la mañana.

Muchos saludos,

xy

¿Ocupada? – ¡siempre! ¿Preocupada? – Pues, ¡ahora también!

A base de sus innovaciones constantes, la empresa Rosenbauer, el mayor fabricante de vehículos antiincendio a nivel mundial, ha confirmado su rollo importante en su sector hasta hoy.

Como se ve, nuestros estudiantes están “de muy buen rollo con los bomberos”…

“…querría hacer el examen en mayo. Entonces le pedo que me envíe todos los artículos.”

No dominar la morfología verbal puede hacer quedar (¿oler?) mal…

Comentario de una estudiante sobre la conveniencia de vender mole poblano en Austria:

“El bien no es muy conocido en Austria.”

¿Solo el mal?  – Y después, en la discusión del error, uno se da cuenta de que no es tan fácil explicar la diferencia en el uso de bien y producto.

Opinión de una estudiante en cuanto a la comida mexicana y su potencial de mercado en Austria:

“Los austriacos no están acostumbrados a esta agudeza.”

¿De espíritu?  – ¿O más bien a lo picante de la comida mexicana?

“Los títulos enamorados cotizan en Bolsa.”

¿Romanticismo en los mercados financieros? ¿O simple confusión con entre “enamorar” o “enumerar”? Desafortunadamente parece más probable lo segundo que lo primero.