Error del mes

Habéis llegado hasta la colección de nuestros errores favoritos que nos han hecho reir y esperemos que tengan el mismo efecto para vosotros. Queremos mencionar que se ponen a disponibilidad aquí sin ninguna mala intención, de manera anónima y con el único objetivo de alegrarnos un poco el día. En estos tiempos serios de pandemia, algo así no viene mal, ¿no os parece? 

2022

“En las afueras de Medellín la copulación aumentó tres veces en 20 años.”

Muestra de lo que puede pasar cuando se combina una interferencia del inglés (population – *populación) con un simple desliz ortográfico. Por otra parte, entre copulación y población también hay una relación directa…

“Si con mi publicidad quiero dirigirme a los conductores que van por una autopista, puedo hacer publicidad colocando los nuncios en las vallas publicitarias.”

¿Nuncios apostólicos? Colgar “nuncios” seguro que llama la atención, colgar anuncios seguramente menos, pero es mucho más pacífico…

En un texto aparece el término empresa agrícola-ganadera.

Profesor: ¿Entendéis la palabra ganadero?

Estudiante: Es una empresa con ánimo de lucro (término tratado un poco antes).
… y ante la cara de sorpresa de su profesor: Ganado viene de ganar ¿no? Una empresa que quiere ganar dinero…

Lo mejor de todo: morfológica y etimológicamente el estudiante tenía razón.

Profesor: ¿Alguien sabe en qué sector opera la empresa Rio Tinto?

Estudiante austriaco: Es un líder mundial en la construcción en la montaña.

¿El grupo británico se ha pasado de la minería a construir chalés en las montañas? Más bien parece una traducción literal de la palabra alemana Bergbau (minería), compuesta por Berg (montaña) más Bau (construcción).

“El delegado de la clase es uno de los miembros del comité de la pelota de la escuela.” Del comité del baile de la escuela al comité de la pelota de la escuela a causa de la polisemia de la palabra “Ball” (pelota, baile) en alemán.

“Muchos países africanos sufren una y otra vez de epidemias. Las consecuencias son terribles: hambre, miseria y terribles desequilibrios en las existencias de capital humano.”

Como se ve, hay que dejar bien claro que la terminología específica usada en contextos no específicos puede resultar en enunciados de lo más extraños…

“Mi abuelo era muy enviado y reparaba nuestros juguetes.”

¿Enviado o quizás hábil? Estamos ante otro error debido a la polisemia de una palabra en alemán. En este caso, se trata de “geschickt” (enviado, hábil).

“Le rogamos que nos envíe la entrega de reemplazo lo antes posible y libres de postre.”

Pasamos del libre/franco de porte (“portofrei” en alemán) al libres de postre. Un desacierto en dos consonantes que lo cambia todo y, lo peor, ¡nos deja sin postre!

2021

“En estos años, muchos argentinos desconfiaban de los bancos y preferían guardar su dinero bajo sus cojones.”

(De una presentación oral por parte de un alumno sobre la crisis argentina a principios del milenio)

¿Bajo los cojines? ¿En los cajones? ¿Debajo de los colchones?

Evidencia clara de que en la enseñanza de un lenguaje de especialidad fácilmente irrumpe un vocabulario que, de entrada, parece bastante alejado del financiero…

Querida Pilar,

te quería preguntar si puedo hacer el examen oral el martes, aproximadamente entre las 10 y las 14. También tendría tiempo por la tarde, si estás preocupada por la mañana.

Muchos saludos,

xy

¿Ocupada? – ¡siempre! ¿Preocupada? – Pues, ¡ahora también!

“A base de sus innovaciones constantes, la empresa Rosenbauer, el mayor fabricante de vehículos antiincendio a nivel mundial, ha confirmado su rollo importante en su sector hasta hoy.”

Como se ve, nuestros estudiantes están “de muy buen rollo con los bomberos”…

“…querría hacer el examen en mayo. Entonces le pedo que me envíe todos los artículos.”

No dominar la morfología verbal puede hacer quedar (¿oler?) mal…

Comentario de una estudiante sobre la conveniencia de vender mole poblano en Austria:

“El bien no es muy conocido en Austria.”

¿Solo el mal?  – Y después, en la discusión del error, uno se da cuenta de que no es tan fácil explicar la diferencia en el uso de bien y producto.

Opinión de una estudiante en cuanto a la comida mexicana y su potencial de mercado en Austria:

“Los austriacos no están acostumbrados a esta agudeza.”

¿De espíritu?  – ¿O más bien a lo picante de la comida mexicana?

“Los títulos enamorados cotizan en Bolsa.”

¿Romanticismo en los mercados financieros? ¿O simple confusión entre “enamorar” o “enumerar”? Desafortunadamente parece más probable lo segundo que lo primero.

“De momento la mercancía está acampada en el puerto.”

¿En tiendas de campaña o en caravanas? Otra vez estamos ante el mismo problema de un verbo alemán polisémico.

“Estamos completamente convencidos de que con las fuerzas unidas de SOLID y CCID vamos a obtener el tierno.

¿El tierno?

El peligro de trabajar con varias lenguas a la vez, y sobre todo, de buscar la traducción del término inglés “tender” en una herramienta y tomar directamente la primera equivalencia que nos propone el diccionario o traductor.

“No puede ser que una parte del mundo produzca amor y la otra…”

Resultado de la confianza ciega en los subtítulos de YouTube. El original dice “producir a morir”.

“Tenemos la intención de ampliar nuestro surtido con aceite de oliva de España y creemos que su aceite de oliva sería una adicción tremenda.”

Ya sabemos que, a veces, el aceite de oliva está tan bueno que se convierte en adictivo… Y también que una selección léxica desafortunada y un error ortográfico dan lugar a cambios de significado bastante chistosos.

“Josef Manner abrió una pequeña tienda en el centro de Viena, en la que vendía principalmente barras de chocolate y café cobarde.”

¿Café cobarde? ¿Será un café flojo? ¿Habrá también un café valiente? ¿Un carajillo, por ejemplo? Más bien se trata de una traducción errónea del “Feigenkaffee” original, el café de higo de la época que vendía el Sr. Manner, causada por la confusión entre el sustantivo “Feige” (higo) y el adjetivo “feig” que sí significa “cobarde”.